Cuentos

LAS RANITAS EN LA NATA.

Reflexionando si abrir o no un blog al final me decidí, antes ayudaba a dos amigas con los suyos y continuo ayudando a una amiga con su blog, aunque el blog de mi amiga es mas a sus libros, por lo que me decidí abrir este para poder escribiros que me escribáis y a ver que pasa…Os voy a  contar un cuento de apoyo psicológico en el cual me gustaría que  dejarais vuestra reflexión en comentarios…

LAS RANITAS EN LA NATA.
(procedente de la tradición oral) 

 

Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente lleno de nata. Inmediatamente se dieron cuenta de que se hundían: era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos ranas patalearon en la nata para llegar al borde del recipiente. Pero era inútil; sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sentían que cada vez era más difícil salir a la superficie y respirar.
Una de ellas dijo en voz alta: “no puedo más.Es imposible salir de aquí. En esta materia no se puede nadar. Ya que voy a morir, no veo por qué prolongar este sufrimiento. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril”.
Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez, siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.
La otra rana, más persistente o quizás más tozuda se dijo; ” !No hay manera! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo, aunque se acerque la muerte, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quiero morir ni un segundo antes de que llegue mi hora”.
Siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar ni un centímetro, durante horas y horas.
Y de pronto, de tanto patalear y batir las ancas, agitar y patalear, la nata se convirtió en mantequilla.
Sorprendida, la rana  dio un salto y, patinando, llegó hasta el borde del recipiente. Desde allí pudo regresar a casa croando alegremente.

REFLEXIÓN: Esta historia, no solo habla de dos ranas, que sin saber por qué, han llegado a un cuenco de nata; sí no que habla de la desesperación que hemos sentido todos alguna vez al no poder hacer algo que queremos; o del esfuerzo que hacemos en ocasiones, y de la satisfacción que nos produce.Está claro que todos nos identificamos con las dos ranas, pero unos se parecerán más a una que a otra. Lo cierto es, que aunque parezca mentira, todos somos las dos ranas; porque hay veces que nos dejamos abatir por la situación, pero otras veces sacamos fuerzas de donde no las tenemos y conseguimos el objetivo marcado.

Y vuestra reflexión, cual es?

Anuncios

6 comentarios sobre “LAS RANITAS EN LA NATA.

  1. Yo creo que soy mas como la rana que se da por vencida me es muy dificil salir adelante o seguir ante algo que creo que no puedo

  2. Hola Monica, Bienvenida al blog, La constancia de la segunda rana es la que alguna vez nos falta y a la vez que tanta falta nos hace, Siempre el apoyo de una persona puede ayudarnos a afrontar las cosas y seguir adelante

  3. Hola Flo deLiss. Bienvenida al mundo 2.0!! acabo de conocer tu blog, y estoy leyendo todas tus entradas para conocerte un poco más. Yo también estoy en ese camino hacia la maternidad, es más, somos un grupito muy chulo de chicas que estamos en la misma situación, así que si quieres pásate a conocernos.

    Un beso grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s